Día: 3 de junio de 2021

Mientras tanto en Pontevedra

El propósito de reivindicar la necesidad de “mejorar la convivencia, promover el civismo y animar al Concello a que sea vigilante” para evitar la existencia de excrementos de perros en las calles de Pontevedra impulsó el nacimiento de la web Pontecaca.com. El resultado es un mapa que, al tiempo que apela a la conciencia, permite identificar en qué zonas de la ciudad son más abundantes los restos.

Los datos recabados por los promotores de la web se han obtenido a pie de calle, en un recorrido que —explican— ha servido para examinar en torno a un 42% de la almendra central de Pontevedra y registrar en el mapa un total de 232 excrementos. Y comprobar que no se libra ningún parque, ni ninguna calle. | @diariodepontevedra

250 Views

Menuda historia

Una menor ha denunciado ante la Ertzaintza haber sido víctima de abusos sexuales por parte de su monitor de artes marciales, quien presuntamente se habría aprovechado de que la joven pasaba «una mala racha personal» para abusar de ella en el domicilio de Donostia en el que el hombre residía.

Según la denuncia del caso, presentada el mes pasado, el episodio de presuntos abusos habría tenido lugar en 2018, en un contexto en el que la chica estaba recibiendo tratamiento psicológico y de la asistencia social por unos «problemas familiares».

El escrito, al que ha tenido acceso la agencia Efe, explica que la joven contaba «todo» lo relativo a esta situación a su monitor, al que le unía una relación de «amistad» debido a la «cantidad de clases» que daba la chica.

El hombre presuntamente comenzó a escribirle a través de una aplicación de mensajería y de una red social «haciéndole ver que sus padres no le apoyaban pero él sí».

La denuncia concreta que con el tiempo los mensajes «fueron adquiriendo un cariz más sexual» y entre los meses de junio y julio de 2018, cuando la chica tenía 15 años, la «relación» entre ellos derivó, ante la «insistencia» del denunciado, en un «mayor acercamiento», hasta que una mañana éste propuso a la joven acudir a su domicilio presuntamente «para mantener relaciones», a pesar de «tener conocimiento» de que era menor.

El documento aclara que ella «aceptó» la propuesta «debido al momento que pasaba» y a que veía al hombre como «una figura idolatrada».

No obstante, en un momento dado, cuando empezaron los presuntos abusos, la joven «comenzó a sentirse a disgusto» y «se lo hizo saber» al hombre, quien sin embargo presuntamente continuó con su actitud hasta que la chica «le apartó porque se sentía incómoda» sin que él opusiera «resistencia».

El escrito concreta que una semana después, el monitor le propuso volver de nuevo a su casa y, aunque inicialmente la adolescente puso «excusas» porque «no le apetecía ir», finalmente quedó con el hombre, quien presuntamente «insistió» en mantener relaciones sexuales sin que ella se opusiera «a pesar de sentirse incómoda» y quedarse «bloqueada» pensando «por qué había ido allí». | @naiz

800 Views