Tener un gato y dignidad es totalmente incompatible - Tres Ubres Dobles