Web
Analytics Made Easy - StatCounter

Qué horror por favor, me recuerda a mi hermana

Desde que tenía cuatro años, Rebecca Giddins solo come nuggets de pollo y patatas fritaspues, según ella, todo lo demás le provocaba náuseas. “Desde que tengo uso de razón, he tenido náuseas al ver otra comida; ni siquiera podía recogerla o pasársela a la gente“, comenta la joven.

Sus padres no la llevaron a ver a ningún médico, pues pensaron que su exigente alimentación cesaría cuando la chica creciera, pero no fue así. Por tanto, a medida que Rebecca crecía, sus padres pensaron que debían probar algo diferente.

Acudieron a un hipnotizador y, desde su visita, milagrosamente, Rebecca puede comer frutas, verduras y todo tipo de alimentos. “Era escéptica sobre la hipnosis, pero hasta ahora parece haberme ayudado. Desde que asistí a mi primera sesión, he podido probar al menos dos alimentos nuevos todos los días y mi objetivo es poder comer un asado”, comenta orgullosa la joven. | @20minutos

400 Views

Deja una respuesta

Hay que joderse, repugnante. Sobre todo me llama la atención la elección de ESTE titular, después de leer toda la noticia. En fin.

Orianne Cevey, exmujer del músico Phil Collins está en pie de guerra contra el compositor a causa del reparto de sus bienes, pues la mujer asegura que Collins le prometió la mitad de su casa de Florida, algo que al parecer ahora le niega.

Orianne dice que en 2015 ella y Phil Collins reavivaron su relación y que por entonces el músico le dijo que si se divorciaba de su entonces esposo, Charles Alami y en consecuencia renunciaba a su participación en su propiedad de 20 millones de dólares en Sunset Island en Miami, él le daría una participación del 50% de su nueva casa, la de Collins, una mansión en Florida.

Ahora, Orianne Cevey asegura que Collins trata de romper aquel acuerdo y por ello y a pesar de la petición legal de Collins de que abandone la vivienda, ella sigue ocupándola y no sólo eso, sino que ahora vive allí con su nuevo marido y un pequeño ejército de guardaespaldas.

En 2008 el cantante le transfirió a su ex 46,7 millones de dólares (39,3 millones de euros) por el acuerdo de divorcio y ahora ella reclama 20 millones más por el valor del 50% de la vivienda que supuestamente Collins le prometió.

Por si fuera poco, Orianne Cevey, que en 2016 retomó su relación con Collins, momento en el que él le habría prometido la mitad de la casa, está dispuesta destruir la imagen del compositor, aireando supuestos comportamientos de “ermitaño” del artista.

El hedor de Philips se volvió tan penetrante que se convirtió en un ermitaño, negándose a interactuar personalmente con cualquier persona”, asegura Orianne, que dice que Collins se negó a ducharse o lavarse los dientes durante casi todo el 2019, según TMZ.

Por su parte, Phil Collins, que tuvo dos hijos en común con Orianne Cevey, la ha denunciado para que ésta abandone la vivienda que él considera que habita de forma ilegal al no tener ningún derecho legal sobre la propiedad.  | @20minutos

0 Views