Entrevista a un joven con esquizofrenia catatónica, 1961 (activa los subtítulos en castellano)

Esquizofrenia catatónica

La sintomatología más característica se centra en los movimientos motores o en el llamado «estupor catatónico».  Suelen ser comunes las crisis de agitación psicomotriz o la actividad motora excesiva, pero aún más frecuentes son la inmovilidad, el negativismo, el oposicionismo, el mutismo (la no emisión de lenguaje verbal), la ecolalia (pensamiento repetitivo), la ecopraxia (imitación repetida de la conducta de otra persona) y los automatismos (repetición constante del mismo movimiento).

Lo habitual en estos casos es la inhibición psicótica de la movilidad. Estas personas presentan fenómenos como la flexibilidad cérea y pueden permanecer durante horas, o incluso días, en la misma posición, realizando posturas raras o inapropiadas, muecas o sin responder a ningún estímulo externo. Su rostro permanece inmóvil e inexpresivo y no percibimos ningún movimiento interior; incluso fuertes estímulos de dolor pueden no provocarle reacción alguna. Aún así los esquizofrénicos catatónicos sí que oyen y ven los estímulos del exterior (tienen la conciencia despierta) pero éstos no responden.

En los casos más graves pueden llegar a no hablar, ni comer, ni beber durante periodos lo suficientemente largos como para que peligre su vida. Pero lo curioso de todo esto es que en el interior del esquizofrénico pueden existir verdaderas tormentas de sentimientos, que a menudo solo se manifiestan en una aceleración del pulso.

Los cuadros de extrema gravedad, en los que la persona, por ejemplo, se mantiene sobre una pierna durante unas semanas, solo se observa muy raras veces gracias a las posibilidades actuales del tratamiento. Sólo ocurren cuando nadie se ocupa del enfermo o cuando el tratamiento no es eficaz. El pronóstico para este tipo de esquizofrenia suele ser malo.

Finalmente y contrariamente a lo que podríamos pensar, pueden surgir inesperadamente conductas de extraordinaria violencia, impulsivas, imprevisibles, de irrupción brusca y tras las cuales queda una indiferencia marcada. Son en estos momentos cuando la persona puede realizar algún acto delictivo como consecuencia de la sintomatología. Por ello, como siempre decimos, la mejor solución es la prevención y la aplicación del tratamiento adecuado al enfermo mental según sus diferencias individuales. | @pensamentpsicologia

Deja una respuesta

Aiss el becario

Nuevo fallo en RTVE. En un momento en que la televisión pública está siendo cuestionada por sus constantes equivocaciones con los rótulos o informaciones que da en alguno de sus espacios matinales se produce otra equivocación que despierta recelos entre algunos espectadores. Ocurría en el programa Las cosas claras, de Jesús Cintora, que situaba por error unas imágenes de turistas en la playa de la Barceloneta de Barcelona como si fuesen de Madrid. | @lavanguardia

Joder, da para peli

[Ver en Twitter]

El individuo que en esta ocasión encontró la muerte fue un DJ que actuaba en una presunta fiesta ilegal que se celebraba en un lujoso chalé y que supuestamente de forma accidental recibió un balazo en el cuello. Un balazo que previamente atravesó completamente una pared, recorrió la sala e impactó en la víctima, según pudo saber El Confidencial de fuentes cercanas al caso.

La incógnita: por qué los disparos

Los hechos se produjeron en un inmueble de la urbanización Guadalmina, donde los investigadores de la Policía Nacional hallaron al menos dos vainas en una habitación anexa que lleva a pensar que fue el punto en el que se apretó el gatillo del arma.

La principal línea de investigación es que uno de los proyectiles atravesó la pared, con tan mala suerte que impactó en el cuello del ‘disc jockey’. La inspección ocular refuerza esta posibilidad cuando se traza el vuelo presuntamente realizado por el proyectil y que surge de ‘dibujar’ la trayectoria entre el agujero dejado en el tabique y el punto en el que se encontraba la cabina del DJ.

Ver post completo

xdxd

Los padres de Marta y María -los nombres son ficticios- se divorciaron de mutuo acuerdo hace 18 años, en 2003, y ellas se quedaron con la madre. Casi desde entonces, la relación de las dos con el progenitor fue difícil y desde que ambas cumplieron la mayoría de edad, prácticamente inexistente. Ni siquiera respondían a los mensajes de WhatsApp del padre y hasta le llegaron a bloquear. | @elmundo