A Chimuelo, obvio - Tres Ubres Dobles