Dos señoras rusas se disponían a comprar en una tienda, llamaban sin parar a la vendedora pero esta no aparecía. Entonces, se han dado cuenta de que había una botella de cerveza vacía, cuando miraron al suelo ahí estaba la vendedora echándose la siestecilla. - Tres Ubres Dobles

Dos señoras rusas se disponían a comprar en una tienda, llamaban sin parar a la vendedora pero esta no aparecía. Entonces, se han dado cuenta de que había una botella de cerveza vacía, cuando miraron al suelo ahí estaba la vendedora echándose la siestecilla.

0 Views

Relacionados

[…] El que más preocupa es un agente de la UIP desplazado desde Vigo y que recibió un fuerte impacto en la cabeza, se cree que con un adoquín lanzando desde una azotea o por el aire, que le hundió el casco de protección provocándole un severo traumatismo craneoencefálico. Ingresado en la UCI desde el […]