Imposible no empatizar con una historia tan bonita

@elpais