Adidas no lo hace para nornalizar el vello femenino, lo hace por MARKETING y €€€

La decisión de una mujer de depilarse o dejarse el vello corporal sigue siendo material inflamable. Todos se creen con derecho a opinar. Y esta vez no ha sido distinto. El último fuego lo ha prendido la diseñadora británica Stella McCartney, hija de sir Paul, en la campaña publicitaria de su colección de ropa ecológica para Adidas Women.

En la imagen, la bailarina y coreógrafa de ‘pole dance’ Leila Davis (@cutiewhippingham) aparece en la foto de la polémica con un sujetador deportivo y unas mallas azules de la colección True Purpose, en una pose intencionada para dejar sus axilas con pelos a la vista. Es algo que la marca y la directora creativa inglesa defienden: normalizar el vello femenino. La protagonista de la foto ha declarado en Twitter, respondiendo a la controversia suscitada, que es misógino criticar a una mujer por no depilarse. ¿Le falta razón? También denuncia los comentarios racistas recibidos: «Esto no se lo harían a un hombre y los niveles de desprecio que tienen hacia mí definitivamente se deben a que soy negra. Les pone enfermos que una gran marca nos den a mí y a mis axilas peludas una plataforma».

Hay muchos mensajes de internautas que felicitan a la marca deportiva por el mensaje de libertad que transmite. «Gracias Adidas por apoyar a las mujeres en su decisión de hacer con su cuerpo lo que deseen. Los hombres pueden tener pelos en el cuerpo, luego ¿por qué no está plenamente aceptado por la sociedad que sea igual para las mujeres?», comenta una seguidora. Otras, sin embargo, alaban la ropa y critican el vello. | @elmundo

@adidas

Entrevista a un joven con esquizofrenia catatónica, 1961 (activa los subtítulos en castellano)

Esquizofrenia catatónica

La sintomatología más característica se centra en los movimientos motores o en el llamado «estupor catatónico».  Suelen ser comunes las crisis de agitación psicomotriz o la actividad motora excesiva, pero aún más frecuentes son la inmovilidad, el negativismo, el oposicionismo, el mutismo (la no emisión de lenguaje verbal), la ecolalia (pensamiento repetitivo), la ecopraxia (imitación repetida de la conducta de otra persona) y los automatismos (repetición constante del mismo movimiento).

Lo habitual en estos casos es la inhibición psicótica de la movilidad. Estas personas presentan fenómenos como la flexibilidad cérea y pueden permanecer durante horas, o incluso días, en la misma posición, realizando posturas raras o inapropiadas, muecas o sin responder a ningún estímulo externo. Su rostro permanece inmóvil e inexpresivo y no percibimos ningún movimiento interior; incluso fuertes estímulos de dolor pueden no provocarle reacción alguna. Aún así los esquizofrénicos catatónicos sí que oyen y ven los estímulos del exterior (tienen la conciencia despierta) pero éstos no responden.

En los casos más graves pueden llegar a no hablar, ni comer, ni beber durante periodos lo suficientemente largos como para que peligre su vida. Pero lo curioso de todo esto es que en el interior del esquizofrénico pueden existir verdaderas tormentas de sentimientos, que a menudo solo se manifiestan en una aceleración del pulso.

Los cuadros de extrema gravedad, en los que la persona, por ejemplo, se mantiene sobre una pierna durante unas semanas, solo se observa muy raras veces gracias a las posibilidades actuales del tratamiento. Sólo ocurren cuando nadie se ocupa del enfermo o cuando el tratamiento no es eficaz. El pronóstico para este tipo de esquizofrenia suele ser malo.

Finalmente y contrariamente a lo que podríamos pensar, pueden surgir inesperadamente conductas de extraordinaria violencia, impulsivas, imprevisibles, de irrupción brusca y tras las cuales queda una indiferencia marcada. Son en estos momentos cuando la persona puede realizar algún acto delictivo como consecuencia de la sintomatología. Por ello, como siempre decimos, la mejor solución es la prevención y la aplicación del tratamiento adecuado al enfermo mental según sus diferencias individuales. | @pensamentpsicologia

Aiss el becario

Nuevo fallo en RTVE. En un momento en que la televisión pública está siendo cuestionada por sus constantes equivocaciones con los rótulos o informaciones que da en alguno de sus espacios matinales se produce otra equivocación que despierta recelos entre algunos espectadores. Ocurría en el programa Las cosas claras, de Jesús Cintora, que situaba por error unas imágenes de turistas en la playa de la Barceloneta de Barcelona como si fuesen de Madrid. | @lavanguardia