Web
Analytics Made Easy - StatCounter

contrato

No les conozco a ninguno de los dos, pero no es espabilao ni na el tío xdxd

La influencer María Hernández, ex tronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ y pareja del futbolista Rubén Castro, ha contado en su canal de ‘MTMad’ las 10 condiciones que le ha pedido al delantero de 39 años del Cartagena para casarse.

Las 10 peticiones de María Hernández para que Rubén Castro firme un contrato pre-matrimonial:

1- Quiere el desayuno todos los días: “Me da mucha pereza levantarme y hacerme el desayuno”

2- Un masaje diario: “Me encanta que me soben. Siempre me duele algo, así que no puede faltar”

3- Que pida perdón y los enfados se le pasen rápido: “Si nos enfadamos alguna vez, que venga a pedir perdón de vez en cuando. Y que el enfado se le pase, como mucho, en 30 minutos”

4. Que se haga fotos con ella

5. Que salga en los vídeos de MTMad

6. “Que no haya que pedirle un beso o un abrazo”

7. Que la quiera mucho para siempre

8. Que le haga la compra todos los días: “Me da mucha pereza, no me gusta nada. De hecho, muchas veces lo pido online para ahorrármelo”

9. “Siempre me tiene que sorprender”

10. Que baile por toda la casa escuchando música

@marca

1.000 Views

El contrato de matrimonio más antiguo

Hace unos 4.000 años, una pareja esculpió un contrato prenupcial en arcilla. Cuando se encontró en 2017 en el sitio arqueológico de Kultepe-Kanesh en Turquía, pronto quedó claro que tener hijos era parte del trato.

La pareja asiria, Laqipum y Hatala, acordaron intentar durante dos años producir su propia descendencia. Si no llegaba ninguno, se convertía en el deber de la esposa el buscar una solución. Más específicamente, Hatala tenía que comprar una esclava para su esposo. Una vez que tuvieran un hijo juntos, a Laqipum se le permitía vender a la madre si así lo deseaba.

Aquí está la traducción:

“Laqipum se ha casado con Hatala, hija de Enishru. En el país [Anatolia Central], Laqipum no puede casarse con otra [mujer], [sino]en la ciudad [de Ashur], pero puede casarse con un hieródulo. Si, dentro de dos años, ella [Hatala] no le proporciona descendencia, ella misma comprará una esclava, y más tarde, después de que haya dado a luz a un hijo suyo, él podrá disponer de ella para venderla donde quiera que le plazca”.

El contrato es el más antiguo en mencionar la subrogación y la infertilidad, aunque desde una perspectiva algo diferente a la practicada en la actualidad. Aunque refleja la antigua creencia de que la infertilidad era culpa de la esposa, el contrato proporcionaba un acuerdo de divorcio con igualdad de oportunidades. La persona que iniciaba la separación tenía que pagar a la otra persona cinco minas de plata.

Noticias

0 Views