hijo

Imposible que me caiga mal mi hijo porque ningún niño me puede caer mal, ¿a vosotros?

Me pueden parecer pesados, maleducados… pero carme mal no.

Leyendo la noticia… no se lo desearía a nadie, putadón.

La psicóloga Gema Castaño comenta que el deseo maternal juega un papel importante. Hace relativamente poco trató a una paciente que pasó por un proceso de rechazo de su primogénito y “no fue capaz de aceptar que era madre hasta que no tuvo a sus siguientes hijos”. “Hay veces que si la llegada no es deseada puede generar un cierto rechazo hacia el nuevo miembro de la familia, ya que supone un cambio drástico en nuestras vidas”, afirma esta experta. Si la maternidad y paternidad deseada ya pone la vida patas arriba y cuesta mentalizarse, la que ha llegado sin ser mentalmente planificada y procesada, puede que arranque con un sentimiento confuso o incluso negativo. | @elpais

Los mejores chollos en Chollometro