okupa

Lorena Torres tiene 29 años y es madre de dos niños, de siete y un año de edad. Desde febrero de 2021 reside en una vivienda okupada ubicada en la calle San Cristóbal, en s’Arenal de Llucmajor, junto a su marido enfermo. En torno a las 10.30 horas de este lunes, la mujer regresaba de realizar unos trabajos en la calle cuando se percató de la presencia de un hombre trasteando el contador de electricidad de su casa.

«Nada más ver que estaba manipulando mi contador me dirigí a él y le pregunté si era trabajador de la compañía eléctrica. Todo era muy extraño porque no iba vestido con el uniforme propio de Endesa y eso me hizo sospechar. De buenas a primeras me dijo que si le daba 150 euros en el momento se marcharía y lo dejaría todo tal y como estaba», comenta Lorena Torres. | @ultimahora

Que agradables sujetos…

Tres jóvenes han okupado recientemente una vivienda de la fundación Aucavi (Autismo calidad de vida) utilizada para desarrollar programas de entrenamiento y aprendizaje de niños y adultos que padecen TEA (trastorno del espectro autista). Este domicilio, ubicado en el municipio de Rivas, era el lugar donde los afectados mejoraban sus habilidades para aprender a desenvolverse en actividades domésticas. Pero ahora ese desempeño se ha visto «truncado».

Los usurpadores accedieron a la vivienda, calculan desde Aucavi, entre el 27 y el 30 de septiembre, descubriendo dicha okupación el viernes 1 de octubre. «Ese mismo día nos dijeron que se irían en un plazo de 11 días, que necesitaban tiempo para buscar otro alojamiento. El 12 de octubre fui a la una de la tarde y les saqué de la cama… tampoco estarían tan estresados. El caso es que se negaron a abandonarla, decían que otras comunas de okupas no les gustaban porque hay mucho ruido y mal ambiente», expone Agustín, presidente de Aucavi, a este diario. | @elmundo

Los mejores chollos en Chollometro

Surrealista

La policía ha tenido que desplazarse, este jueves, hasta un edificio de Zaragoza tras recibir la llamada de una okupa que no podía entrar en la vivienda que estaba ocupando porque el dueño le había puesto un candado, según informa el ‘Heraldo’. Finalmente, se cortó la cadena que le impedía entrada y ahora la policía podría abrir diligencias contra el dueño por coacciones. | @20minutos