perro

La Policía Nacional han intervenido con la ayuda de sus perros adiestrados, en un control rutinario de vehículos en Málaga, un millón de euros en un doble fondo localizado en los bajos del maletero de un coche, dinero que iba en fajos de billetes perfectamente ordenados y agrupados por su valor.

La conductora del vehículo se enfrenta a una posible infracción administrativa, al no aportar justificante de Hacienda que acredite el transporte de tal cantidad de dinero, según ha informado la Policía. | @elindependiente

400 Views

Una mujer que estaba buscando adoptar una nueva mascota encontró al perro que perdió hace dos años

Una mujer revisaba la lista de perros adoptables cuando se encontró con una foto que hizo que su corazón se detuviera.

Allí estaba, su antiguo cachorro y mejor amigo, Kovu, a quien Aisha Nieves había perdido de forma devastadora dos años antes cuando vivía en Allentown, Pensilvania.

“Era mi bebé. Iba conmigo a todas partes. Dormía en mi cama”, dijo Nieves, “Literalmente, la definición del mejor amigo del hombre”.

En junio de 2019, Kovu, una mezcla de pit bull y rottweiler, fue capturado como si fuera un perro callejero después de que un automóvil se estrellara contra la cerca de Nieves y creara un agujero por el que el perro escapó.

Kovu fue rescatado y llevado a la Sociedad Protectora de Animales del Condado de Lehigh (LCHS, por sus siglas en inglés), que rebautizó al dulce perro como “Ash”. Durante cuatro meses, Kovu se sometió a tratamiento médico para las pulgas y la inflamación hasta que estuvo listo para ser adoptado, dijo a CNN la gerente de participación comunitaria del LCHS, Julie Huber.

Durante ese tiempo, Nieves buscó desesperadamente a su perro, pero cuando acudió a la organización Humane Society preguntando si lo habían visto, ya era demasiado tarde.

Kovu había encontrado un hogar con otra familia. Sin embargo, después de casi dos años, la familia se enfrentó al desalojo debido a la pandemia de coronavirus y se vio obligada a devolver a Kovu a la organización, dijo Huber.

Fue entonces cuando el rostro familiar del cachorro reapareció en el sitio web al mismo tiempo que Nieves buscaba una nueva mascota.

Al reconocer la pequeña cicatriz sobre su ojo derecho, Nieves estaba segura de que era su bebé e inmediatamente llamó a la organización.

“Después de presentar prueba de propiedad al LCHS, la mujer vino a visitar al perro y fue evidente para todos que cuando se reunieron, Ash era, de hecho, Kovu, su amada mascota de años atrás”, dijo Huber. | @CNN

450 Views