viajes

La Nariz del Diablo: la ruta más terrorífica de Ecuador

 

Historia de la ruta

La Nariz del Diablo es un tramo del Ferrocarril Transandino que a principios del siglo XX conectaba Guayaquil con Quito con la finalidad de mejorar la economía del país.

La primera locomotora llegó el 25 de junio de 1908 a la estación de Chimbacalle, Quito y recorrió 452 kilómetros, lo que supuso un gran acontecimiento histórico.

¿Por qué es la ruta más terrorífica de Ecuador?

Un dato curioso sobre Ecuador, es que la ciudad de Quito está ubicada a 2800 metros de altura. Esto significa que para llegar hasta ella en tren había que cruzar toda la cordillera ecuatoriana.

Durante el proceso de construcción, los ingenieros se encontraron con desfiladerosde más de cuarenta metros de caída libre que dificultaron el trabajo.

De ahí que se le considere como la ruta más terrorífica de Ecuador, pues construirla supuso una alta complejidad. De hecho, se trata de una de las grandes obras maestras de la ingeniería en Ecuador.

¿De dónde viene su nombre?

Uno de los obstáculos con los que se encontraron en el camino era una roca gigantesca de forma triangular, de ahí su nombre, la Nariz del Diablo.

Fue todo un reto, la única manera de conquistar esta gran piedra fue diseñando un camino en zigzag. El tren bajaba hasta donde se lo permite la arista de la montaña y allí se detenía. Entonces el tren marchaba hacia atrás y bajaba otro tramo y así hasta llegar abajo.

Algunos datos curiosos

  • Para construir tan solo 13 kilómetros de vía,murieron alrededor de 3000 personasdebido a los derrumbes, las picaduras de serpientes y las enfermedades por las malas condiciones laborales.
  • Trabajaron muchos presos a los que se les prometió que al terminar la obra, quedarían libres, aunque muchos de ellos murieron.
  • Hoy la Nariz del Diablo supone un tramo del ferrocarril Trasandino ‘Tren Ecuador’, mucho más moderno y seguro.
  • También es parte del recorrido de otro tren turístico llamado ‘Tren Crucero’ desde el que si tienes suerte podrás observar los volcanes. Ecuador se caracteriza, entre otras cosas, por sus magníficos volcanes.
  • Gracias a estas vías de tren se mejoró la integración entre las regiones de Ecuador que tan separadas se encontraban por las montañas.

@howlanders

300 Views

Los lagos salados del Oasis de Siwa en el desierto del Sahara – Egipto

Siwa es uno de los secretos mejor guardados de Egipto. Este oasis milenario protegido por el desierto del Sahara a 600 km de El Cairo, se ha convertido en uno de los sitios más enigmáticos del norte de África. El desierto del Sahara nos abrigó, y nos permitió descansar en su tersa arena dorada como el sol, que al nacer en el horizonte se mimetiza perfectamente con las dunas infinitas que se extienden ante nuestros ojos.

 

Más info:

El oasis de Siwa está en Egipto, a 700 kilómetros de El Cairo y muy cerca de la frontera con Libia. De hecho, es parte del desierto Líbico, ubicado en el noreste del desierto del Sahara. Rodeado de miles de kilómetros cuadrados de arena y viento, el ecosistema de Siwa permite la vegetación por encontrarse en un oasis. El agua subterránea brota y permite increíbles lagos en el medio del desierto. Y también el desarrollo de plantaciones como dátiles y olivas. Aquellos aventureros que quieran ir podrán conocer los rastros de una civilización con miles de años de historia que nos dejó grandes reliquias arquitectónicas. También caminarán por los mismos lugares que Alejandro Magno y que Cleopatra, ilustres visitantes del lugar Incluso serán testigos de uno de los escenarios de la Segunda Guerra Mundial.

 

 

150 Views

Las olvidadas islas Halligen, en Alemania

Justo al lado de la costa noroeste de Alemania, en el mar de Frisia, se encuentran una serie de diez islotes extremadamente bajos conocidos como «islas Halligen» o «Hallig».

Las islas Hallig se elevan a solo unos centímetros sobre el nivel del mar, por lo que cada invierno, cuando la marea sube, las islas quedan bajo el agua.

En la Edad Media, había una gran cantidad de islas Halligen, pero con el constante aumento del nivel del mar, varios de estos islotes han ido desapareciendo bajo las olas para siempre.

Apenas conocidas fuera de la región, las islas Halligen están escasamente pobladas. Cada casa aquí está construida sobre montículos artificiales llamados «warft» que mantienen las estructuras seguras sobre la línea de flotación.

Hallig Habel, la isla Hallig más pequeña en el mar alemán de Frisia. La isla es un santuario de aves y, aunque está deshabitada, tiene una pequeña casa que alberga un observatorio ornitológico que abre sus puertas durante el verano. En esta foto la isla está parcialmente inundada por la marea alta. Crédito de la foto: Hans Joachim Kürtz.

Durante la era vikinga, las islas Halligen era mucho más estables y estaban continuamente habitadas. Los residentes protegían sus casas con diques bajos y montículos, mientras que las áreas bajas se drenaron y cultivaron, o se convirtieron en tierras de pastoreo para el ganado.

Algunas de estas islas Halligen están conectadas a la parte continental del país por medio de calzadas y ferrocarriles de vía estrecha sobre los cuales los residentes pueden conducir pequeños trenes privados de ida y vuelta. Cada isla tiene su propio vehículo. Originalmente solían ser eólicos, pero hoy en día funcionan con diesel.

En la actualidad, de las 10 islas Halligen que existen, solo cinco están habitadas. El resto forma parte del Parque nacional del mar de Frisia de Schleswig-Holstein. | @destinoinfinito

150 Views