Caro caro…

El militar acusado de traficar con armas de guerra y su fabricación ilícita ha negado que hiciera ninguna compraventa ilegal, ha explicado que tenía armamento en casa pero con todas las licencias, ya que su pasión y su trabajo son las armas, y de hecho sufrió un trastorno adaptativo al ser jubilado.

En el registro de su domicilio el 12 de diciembre de 2012 se hallaron 15.743 cartuchos, dos granadas y abundante material para la rehabilitación de fusiles o pistolas, además de 4.000 euros y 2.800 dólares. | @elperiodico

 

Deja una respuesta