Cuando un teleportero te pone ojitos... - Tres Ubres Dobles