Los castillos más impresionantes de Andalucía [13 JPG]

LA IRUELA (JAÉN)

Las ruinas del castillo de La Iruela crean uno de los enclaves más mágicos y fotogénicos de la provincia de Jaén. El pueblo homónimo que lo acoge se sitúa en la falda occidental de la Sierra de Cazorla, dominando el alto valle del Guadalquivir. El origen de esta fortaleza se remonta al siglo XIII, a la época de contiendas entre cristianos y musulmanas, cuando se erigió desafiando al vértigo sobre un peñasco, como un enclave inexpugnable. Más tarde, este bastión fue vinculado a los templarios; cánticos de trovadores medievales afirmaban que, entre sus muros, los monjes-soldados realizaban rituales misteriosos para evitar su exterminio. Desde las almenas que recuerdan lo altivo que fue, el viajero contempla hoy una de las vistas más amplias de la provincia sobre uno de los pueblos más bonito de Jaén, con ejércitos de olivos que tapizan las laderas y se pierden en el horizonte. En su interior se edificó en el siglo XVI la iglesia de Santo Domingo de Silos, declarada Monumento Histórico en 1985. A sus pies se ha creado un pequeño auditorio que cobra vida en verano, cuando se programan espectáculos al abrigo de las ruinas iluminadas.

LA CALAHORRA (GRANADA)

El castillo de la pequeña localidad de La Calahorra está situado en la cara norte de Sierra Nevada, en la comarca granadina de Guadix, rodeado por un paisaje de insólita e inquietante belleza, tanta que el enclave ha sido utilizado en diversas ocasiones para rodar películas y series televisivas como la reciente Casa del Dragón. La silueta de esta imponente fortificación clava sus cimientos en un cerro y en la época de domino árabe, protegiendo la fortaleza con cuatro torres-vigía circulares en los ángulos. Sobria mole de carácter militar hacia el exterior, ofrece un inesperado contraste en la distinguida decoración de su interior: la edificación fue pionera en la introducción del estilo renacentista en la arquitectura civil española. Fue, de hecho, el primer gran proyecto monumental en el que participaron arquitectos italianos. Construido a principios del siglo XVI, a petición del marqués del Zenete como regalo a su joven esposa, el estado de conservación de este castillo-palacio renacentista es excelente, cosa que hizo que fuera declarado Monumento Histórico Nacional.

ALMODÓVAR DEL RÍO (CÓRDOBA)

En la vega del Guadalquivir se localiza la fortaleza palaciega de Almodóvar del Río, encaramada al cerro de La Floresta (252 m). Huellas de diversas culturas, sobresaliendo la musulmana y la cristiana, han ido marcando la historia y la arquitectura de esta edificación. Ya mencionado en crónicas del siglo VIII, en sus laderas se hallaron vestigios iberos y romanos. El bastión, edificado originalmente en torno al año 740, comenzó siendo atalaya defensiva en tiempos del califato cordobés. En el siglo IX, Almodóvar del Río se llamaba Almudawar Al-Adna, formando parte de reinos taifas como el de Carmona. Pasó a manos cristianas en tiempos de Fernando III. Nueve torres flanquean la parte exterior del monumento. Dentro de sus murallas, el Patio de Armas alrededor de cual se articulan las estancias estaba protegido por numerosos elementos defensivoscomo almenas, pasadizos, pasarelas y torres como la imponente del Homenaje, que le otorgan una fisonomía que parece anclada en el tiempo; de hecho, el castillo y sus estancias se han utilizado en múltiples ocasiones como set de rodajes. Su restauración completa se inició en 1901 de la mano de su propietario entones, el XII conde de Torralva. Hoy se ha convertido en un castillo-museo, en el que se organizan visitas guiadas y teatralizadas, además de otras actividades.

VÉLEZ BLANCO (ALMERÍA)

Al quiebro de una curva de la carretera que corre hacia el interior almeriense aparece Vélez Blanco, con su semblante caballeresco y medieval. El castillo que corona el pueblo, una fortaleza de 1531, se eleva como los farallones que lindan con el Parque Natural de la Sierra-María-Los Vélez. Bajo almenas rematadas por esferas de piedra, entre los muros de esta fortificación se vivieron historia de moros y cristianos. El bastión defensivo fue transformado en una residencia palaciega en el siglo XVI, abrazando el que era uno de los Patios de Armas renacentistas más bellos de Andalucía, y estancias con galerías, suelos y columnas de mármol. La belleza del citado patio hizo que a inicios del siglo XX fuera en bloque adquirido y desmontado por un arqueólogo francés, quien después lo vendió a coleccionistas. A pesar del expolio y de su pérdida para el pueblo, por lo menos su destino final fue el Museo Metropolitan de Nueva York donde puede contemplarse reconstruido. Aún así, la visita que hoy se realiza en Vélez Blanco por las entrañas del monumento traslada al visitante a la época de su esplendor.

ALCAZABA DE MÁLAGA

La Alcazaba es el principal monumento de época árabe que se conserva en Málaga y un punto ideal para iniciar la visita de la ciudad.Sus edificios y murallas se extienden sobre el cerro de Gibralfaro, un mirador de excepción sobre la ciudad, el puerto y su bahía. Las partes más antiguas de la fortificación fueron erigidas en el siglo XI, en tiempos del Califato cordobés. Adscrita después al periodo de los reinos de taifas, la gran ciudadela malagueña tomó asiento sobre anteriores construcciones romanas y fenicias, en su día civilizaciones dedicadas al comercio con otros puertos mediterráneos. La Alcazaba tiene un trazado asimétrico que se amolda a las rugosidades del cerro, sobresaliendo en su pendiente las murallas y otras defensas castrenses. Dotada hoy de hermosos jardines y terrazas con vistas a la ciudad, conserva dos lienzos de muralla de los tres originales que había, y diversas puertas abiertas en ella. El Centro de Interpretación del Polvorín, que se halla a los pies de la Alcazaba, ilustra al visitante de las etapas históricas de este conjunto monumental, ejemplo de arte hispano-musulmán.

Ver post completo

Resumen: Testículos grandes –> Más macho y problemas cardíacos // Testículos pequeños –> Insomnio y más implicación en la vida familiar

Tenerlos demasiado grandes significa que se alberga demasiada cantidad de esta hormona, algo que no siempre es positivo pues podría acarrear problemas cardíacos futuros. Según un estudio, los hombres con los testículos más grandes desarrollaron problemas cardíacos, pues a niveles más altos de testosterona hay mayor riesgo de tener problemas de corazón.

En el lado opuesto, unos testiculos demasiado pequeños podría tener consecuencias en la calidad del sueño. Según observaron investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca, los hombres con testículos pequeños tenían problemas para conciliar el sueño incluso algunos padecían de insomnio. Además el tamaño de la bolsa escrotal es más pequeña y la cantidad de espermatozoides es hasta un 30% menor, por lo que estos hombres tienen más problemas para procrear que los que tienen testículos más grandes.

Como apunte positivo para el grupo de hombres con testículos más pequeños, ellos suelen estar más implicados en la vida familiar, cuidan más a los niños y se involucran en las tareas del hogar. Esto se debe a que tienen menos cantidad de testosterona. | @laverdad