La efectividad de los carriles de emergencia

Deja una respuesta

Escoria el pavo, pero también hay que saber con quién cojones te juntas (hay excepciones, pero casi siempre sabes de quién te puedes esperar algo así)

Unas cámaras han capturado el momento en el que un futbolista estrangula a su novia antes de que ella se tire por el balcón para escapar de él, rompiéndose así los dos brazos. Shaquille McDonald, jugador del Mickleover Central, le dijo a Amy Beckley, su chica,  «voy a hacerte dormir» después de encontrarla charlando con un portero que conocía.

McDonald, de 28 años, se abalanzó sobre Amy y la inmovilizó contra una pared por el cuello en su propio apartamento. Seguidamente, el hombre la arrastró al suelo durante el asalto antes de estrangularla repetidamente. Posteriormente, Amy explicó que solo había estado saliendo con el presunto abusador durante seis semanas antes del violento ataque en Birmingham este año.

Durante ese tiempo, dijo que el exfutbolista del Derby County y del Birmingham City la trató perfectamente, con regalos y afecto. Sin embargo, el 3 de marzo, la pareja salió por la noche a la discoteca Arcadian cuando McDonald se enfadó por los celos que sintió.

Le arrebató el teléfono y las llaves a Amy, llamándola «mentirosa y perra» por hablar con un portero que conocía por su trabajo en el cuerpo de bomberos. Seguidamente, McDonald obligó a Amy a subir a un taxi. Le mordió la cara, la arañó y la abofeteó de camino a casa.

Cuando volvieron al apartamento, McDonald continuó pegando a Amy, agarrándola por el cuello mientras el ataque se intensificaba. En el testimonio de la chica a BirminghamLive, comentó: «Luego salió, agarró mi teléfono, me agarró por el cuello y me arrastró hasta el apartamento. Me estrelló la cabeza contra una pared de hormigón. Fue entonces cuando caí al suelo».

A continuación, tiró a la chica sobre una cama y la estranguló hasta el punto de perder el conocimiento. El futbolista paró y volvió a estrangularla durante más rato mientras gritaba: «Te voy a poner a dormir, no hay nada que puedas hacer al respecto».

Amy explicó que el hombre gritó el nombre de su hijo, lo que le hizo levantarse y correr. Aterrada de que pudiera matarlo, se tiró desde el balcón y aterrizó en la terraza de un vecino de abajo, quien la ayudó posteriormente.

McDonald intentó huir de la policía, según explicaron en el Tribunal de la Corona de Birmingham, donde Amy añadió que se fracturó dos codos y tuvo lesiones faciales y lesiones en brazos y piernas. McDonald fue sentenciado a dos años y ocho meses de prisión el pasado 20 de octubre. | @catalunyapress