cabra

SIEMPRE he querido tener una cabra, en serio

En las últimas décadas, las cabras se han convertido en un compañero de cuatro patas habitual en algunos hogares, al igual que los perros. Bien es verdad que suele tratarse de cabras enanas, pero no dejan de ser esos simpáticos seres caprinos los que sustituyen a otros de nuestros amigos peludos.

Ahora bien, si estás comenzando a pensar en tener una cabra como animal de compañía en tu hogar, te preguntarás si es posible hacerlo. Incluso qué sería lo más adecuado para que este nuevo miembro de la familia crezca feliz y bien cuidado en tu entorno. ¡Vamos a averiguarlo!

Las cabras son mamíferos herbívoros muy simpáticos, listos, empáticos y sociables, así que no es de extrañar que siempre se hayan adaptado a convivir con los humanos. Tanto es así que se han convertido en otra opción a la hora de elegir un animal de compañía. No obstante, lo más adecuado para ello y por una cuestión de tamaño y necesidades, lo mejor es que sea alguna de las especies de cabras enanas.

El tamaño de las cabras enanas está en torno a los 30-45 centímetros de alto y no sobrepasan los 30 kilogramos de peso, pero son igual de activas que las grandes, además de necesitar comer abundante hierba y granos. Recuerda también que solo beben agua fresca y, si no lo es, se niegan a ingerir el líquido, por lo que requieren más cuidados de los que puedas pensar.

Para poder tener con los debidos cuidados uno de estos animales resulta imprescindible que cuentes con un jardín o una finca. Deberás tenerlo cercado, con un pequeño refugio, y podrá estar correteando y pastando alegremente sin necesidad de supervisión. Antes de tratar los temas legales, hay que tener en consideración que un piso no es el lugar más adecuado para una cabra enana, que necesita campo y poder brincar al aire libre gran parte del día para ser feliz y mantener un buen estado de salud. | @publico

Los mejores chollos en Chollometro