extraterrestres

Hmmm…

Nunca un trozo de metal había dado tanto de que hablar desde la invención de la forja. El inquietante monolito de acero hallado entre los cañones del desierto de Utah (oeste de Estados Unidos), cuyo reciente descubrimiento ha alimentado una espiral de especulaciones a cuál más peregrina, se ha evaporado tal como apareció, como por ensalmo. La agencia de ordenación del territorio de Utah dice haber recibido “testimonios creíbles” de que la escultura hallada por casualidad a mediados de noviembre por una patrulla aérea que mapeaba el número de cabezas de borregos cimarrones en el área, “fue retirada por un desconocido” en la noche del viernes, pese a que las autoridades no habían especificado su ubicación para evitar una avalancha de curiosos, cazarrecompensas o aficionados a lo paranormal. “La Administración no ha retirado la escultura, pues se considera propiedad privada”, añade el comunicado oficial, y por eso mismo el caso, que correspondería al sheriff local, no está siendo investigado de momento.

La noticia del hallazgo se viralizó rápidamente en internet, y muchos compararon la similitud de la escultura -si es que lo es, y no una broma aviesa- con extraños monolitos alienígenas como el de la famosa película de ciencia ficción dirigida en 1968 por Stanley Kubrick 2001: una odisea en el espacio, un clásico del género y de la historia del cine. Sin embargo, la hipótesis más plausible enfoca al escultor minimalista John McCracken, autor de piezas casi idénticas expuestas durante años en una galería de Nueva York, además de aficionado a la ciencia ficción y entusiasta de la vida extraterrestre. | @elpais

[AQUÍ] la noticia del monolito cuando fue hallado.

0 Views