nombres

Estaba mirando nombres deniño por curiosidad y me he topado con esta lista. ¿Qué os parece?

Nombres de niño antiguos y tradicionales

Si desea poner a tu bebé un nombre de varón antiguo, puedes escoger alguno de los siguientes. El hecho de que ya no estén de moda no significa que no sean fuertes, lindos, poderosos o modernos, ¿verdad?

163. Florentino 164. Saturnino 165. Segundo 166. Anastasio 167. Cipriano 168. Teófilo 169. Casimiro 170. Bonifacio 171. Victorino 172. Eleuterio 173. Urbano 174. Severino 175. Inocencio 176. Primitivo 177. Bautista 178. Agapito 179. Benedicto 180. Enrique 181. Eugenio 182. Estanislao 183. Fausto 184. Faustino 185. Felipe 186. Félix 187. Fermín 188. Francisco 189. Gaspar 190. Genaro 191. Hilario 192. Hugo 193. Ignacio 194. Ireneo 195. Ismael 196. Joaquín 197. José 198. Juan 199. Julián 200. Justo 201. Leopoldo 202. León 203. Lisandro 204. Lorenzo 205. Lucas 206. Manuel 207. Mateo 208. Pedro 209. Pío 210. Romeo 211. Roque 212. Rufino 213. Santiago 214. Salvador 215. Simón 216. Valentín 217. Valentino 218. Vicente 219. Víctor 220. Abundio 221. Ambrosio 222. Aniceto 223. Anselmo 224. Apolonio 225. Aquilino 226. Arsenio 227. Atanasio 228. Atilano 229. Avelino 230. Bartolo 231. Basilio 232. Baudilio 233. Benigno 234. Buenaventura 235. Calixto 236. Celedonio 237. Cirilo 238. Clemente 239. Conrado 240. Crisóstomo 241. Crispín 242. Críspulo 243. Dionisio 244. Eliodoro 245. Eliseo 246. Emerico 247. Emeterio 248. Epifanio 249. Eufrasio 250. Eulogio 251. Feliciano 252. Florencio 253. Froilán 254. Fructuoso 255. Frutos 256. Gregorio 257. Gumersindo 258. Hermenegildo 259. Herminio 260. Higinio 261. Hipólito 262. Indalecio 263. Isidoro 264. Laureano 265. Leandro 266. Leocadio 267. Leovigildo 268. Lope 269. Macario 270. Melitón 271. Nemesio 272. Nicanor 273. Niceto 274. Nicomedes 275. Odón 276. Orencio 277. Pantaleón 278. Patricio 279. Perfecto 280. Petronilo 281. Policarpo 282. Polonio 283. Prudencio 284. Regino 285. Remigio 286. Rómulo 287. Ruperto 288. Sandalio 289. Serapio 290. Servando 291. Silvestre 292. Sinforoso 293. Sofronio 294. Telesforo 295. Tiburcio 296. Toribio 297. Ulpiano 298. Valeriano 299. Venancio 300. Victoriano 301. Zoilo 302. Abdón 303. Abilio 304. Acacio 305. Adalberto 306. Adolfo 307. Afrodisio 308. Ágabo 309. Albino 310. Alcibíades 311. Amalio 312. Amasvindo 313. Amelio 314. Amonario 315. Antelmo 316. Antíoco 317. Antenor 318. Argimiro

Los mejores chollos en Chollometro

Cuántas personas se llaman y apellidan como tú en España actualmente

  • Cada año el Instituto Nacional de Estadística (INE) actualiza la información sobre los nombres y apellidos de los ciudadanos que residen en España.
  • El ranking de los nombres más comunes desde 2020 es muy diferente al de los nombres más frecuentes en términos absolutos. Hay un cambio de tendencia y los nombres más tradicionales están dando paso a otros nombres más ‘originales’.

@20m

Pues a mi próximo hijo le llamaré Chuck Norris

Entre otras cosas, el nombre puede suponer para una persona la diferencia entre el éxito o el fracaso en muchos ámbitos de su existencia; entre la aceptación social o el rechazo, o un hándicap en su vida emocional o sexual. Los nombres son algo más que una etiqueta identificativa. Muchas veces están asociados a significados ocultos u hostiles o también a tácitas armonías (Paz o Libertad) que ayudarán o dificultarán a los hijos en sus relaciones. Algunos nombres, al escucharlos, despiertan una respuesta positiva pero otros, en cambio, tienden a asociarse a cualidades negativas (Atila, Primitivo…), lo que puede derivar, en algunos casos extremos, incluso en conflictos emocionales para el propio portador. La primera autoridad que llamó la atención de la comunidad psiquiátrica sobre la posibilidad de una relación entre un nombre y los problemas de personalidad fue el psicólogo alemán E. Kraepelin: “Los nombres de las personas pueden influir en lo que éstas piensan de sí mismas y en lo que los demás pueden pensar de ellas”

El ego empieza a desarrollarse durante los primeros dos años de vida, cuando el niño empieza a etiquetarlo todo (incluido él mismo). De este modo, nombre e identidad se entrelazan inexorablemente y el niño empieza a desarrollar una determinada conducta.

Se tiende a identificar su nombre con la debilidad o la fuerza (Amparo o Espartaco). Y, otros, con nombres apacibles como Bienvenido o Isabella, por ejemplo, propenderán a adoptar una personalidad blanda o suave. Y otras gracias, como Agapito o Nicanor, suscitarán constantes bromas o burlas por sus conocidos pareados (obvio es comentar el de Abundio: (en regiones castellanas: “Eres más tonto que Abundio”) O intriga, curiosidad o extrañeza los llamados Exiquio o Afrodisia. | @noticiasdenavarra