unión soviética

Las salas de control soviéticas eran auténticas obras de arte [17 JPG]

Corría 1961 y los dirigentes de la Unión Soviética habían caído locamente enamorados de la «cibernética«. Al término de la Segunda Guerra Mundial, los trabajos de Gregory Bateson había alcanzado su pico de popularidad máximo, y sus naturales preocupaciones en torno al control, la gestión, la recursividad y la información encajaban como anillo al dedo en la economía planificada comunista. | @xataka

Ver post completo

¿Cómo cayó el COMUNISMO SOVIÉTICO (hace justo 30 años)?

Este año se cumplen el 30 aniversario de la caída de la Unión Soviética. El 25 de diciembre de 1991, el por entonces presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, se dirigió a la nación anunciando tres cosas: su dimisión, la desintegración de la Unión Soviética y el fin del comunismo. El comunismo soviético no cayó por injerencias externas sino por decisión propia de sus dirigentes. Tras varios intentos por modernizarlo, Gorbachov terminó abandonando toda esperanza. Para muchos, el fracaso del comunismo era algo esperable. Sin embargo, hasta ese momento la Unión Soviética era uno de los mayores superpotencias del mundo ¿Cómo es posible que colapsara de esa manera? ¿Por qué fracasó el comunismo soviético?

 

Las ciudades fantasma de la Unión Soviética

Kadykchan

Ubicada a algo menos de una hora y media en coche de Susuman, Kadykchan se puso en marcha en la década de 1930 por orden de Stalin. Su objetivo era explotar los recursos mineros de la zona para impulsar la industrialización de la Unión Soviética. Con el fin de sacar adelante el proyecto recurrió a prisioneros de los Gulag. Según recoge la BBC, a lo largo de 20 años pasaron por Kolyma (como se conoce a la comarca por el río que la atraviesa) casi un millón de prisioneros.

Ver post completo

Los mejores chollos en Chollometro

Cómo pasaban los ciudadanos soviéticos sus vacaciones en la playa

1. Los habitantes de la Unión Soviética no se iban de vacaciones a las Maldivas o a Bali, pero también sabían divertirse. Como ocurre en la actualidad, en los días calurosos de verano los ciudadanos de todas las repúblicas trataban por todos los medios de ir a la playa.

2. Unas vacaciones en la playa podían hacerse “a lo loco”, independientes (y económicas), u organizadas, en un sanatorio o en un hotel de vacaciones, con un bono de una empresa o de un sindicato. Los turistas que se alojan en esos lugares recibían tres comidas al día y tratamiento médico. ¡Un sueño!

3. La opción más deseable era “conseguir” un bono para la costa báltica: los complejos turísticos como Jūrmala (Letonia), Pärnu (Estonia) y Palanga (Lituania) eran considerados los más prestigiosos, y viajar a uno de estos era casi como ir “al extranjero”.

4. Las vacaciones en el mar Negro eran también muy apreciadas. Los centros turísticos de Crimea, Sochi y Abjasia se consideraban los mejores de la URSS.

5. La regla principal de cualquier veraneante soviético era llegar a la playa temprano por la mañana, de lo contrario era difícil encontrar un lugar. En Yalta, Alushta y Eupatoria (las ciudades turísticas más populares de Crimea) las playas nunca estaban vacías.

Ver post completo