Cuando pides consejo en Twitter, no te ayudan una mierda, pero al menos te echas unas risas - Tres Ubres Dobles