La discoteca Masia tiene buena pinta, y su gente parece maravillosa - Tres Ubres Dobles