Gracias al uso de materiales sostenibles y sistemas constructivos de bajo coste, se mantiene una temperatura en el interior de aproximadamente 20-21 grados, sin que se vea afectado la climatización por los cambios de estación o inclemencias del tiempo. El aislamiento cuenta con un relleno de pieza volcánica, un elemento que suele considerarse un desecho y que estudiaron durante el proceso para reciclar y dar una nueva vida.

@revistaad

 

150 Views