Los papás, esos seres únicos - Tres Ubres Dobles