Pues ale, a comprar loterías... - Tres Ubres Dobles