Mientras tanto en Andalucía

La Policía Nacional ha detenido en Vícar (Almería) al dueño de un invernadero que presuntamente acosó laboral y sexualmente a una de sus empleadas, quien por su necesidad económica tuvo que aceptar tres euros por cada hora de trabajo.

La Comisaría Provincial de Almería ha informado en una nota de que la víctima, de origen magrebí, relató a la Policía Nacional en su denuncia que, movida por la precariedad económica que sufría, decidió buscar trabajo a pesar de carecer de autorización de residencia o trabajo.

La mujer, de origen magrebí, aduce que aceptó la ínfima paga por su necesidad de dinero

Fue una compatriota suya quien le puso en contacto con el detenido, español de 48 años, ya que presuntamente era habitual que ofreciese trabajo a extranjeros carentes de autorización administrativa y sin contrato, a cambio de una “remuneración ínfima”.

Fue hace dos años aproximadamente cuando la mujer acosada se prestó a trabajar para el detenido. La jornada laboral se desarrollaba de lunes a domingo, con una duración de ocho horas, y a razón de tres euros la hora trabajada. Los empleados que sí poseían su contrato de trabajo eran remunerados con una cantidad muy superior.

Durante la declaración ratificada en la Comisaría de Almería el pasado 19 de abril, la víctima también relató cómo fue sometida a tocamientos no consentidos cuando estaba trabajando en el invernadero, teniendo que huir hacia otra parte de la explotación o alzar la voz para que el arrestado depusiese su actitud. | @lavanguardia

150 Views

Pues no sé cómo la han podido engañar, parece bastante espabilada

[Ver en Twitter]

1.450 Views