tulum

El Lado Oscuro de Tulum – Documental [subtítulos en español]

LA DESTRUCCIÓN DE UN PARAÍSO TURÍSTICO POR LA AMBICIÓN Y EL DESORDEN

Tulum existe en medio de una geografía única, pues yace allí el río subterráneo más grande del mundo, gracias al cual en Quintana Roo y Yucatán existen los maravillosos cenotes. Este río subterráneo, que era tan importante en la cosmogonía maya, está siendo fuertemente contaminado por las prácticas antiecológicas y antihigiénicas de los habitantes de Tulum, incluyendo a gran parte de los empresarios hoteleros que no tratan sus desechos y los liberan a la corriente subterránea. El problema del sargazo que afecta a los hoteleros y que es evidente para cualquiera que ha visitado Tulum en los últimos años se debe también a que el río subterráneo está mezclándose con los desechos de los baños de los hoteles y condominios.

Otro fenómeno notable relacionado es la destrucción del arrecife de coral, uno de los más grandes del mundo. Hay grandes zonas en las que el coral ya ha muerto, lo cual no sólo pone en peligro «la belleza» y la atracción turística del sitio sino la existencia de la biodiversidad de la zona.

Tulum es una ciudad construida sobre la selva, un terreno que no favorece en primera instancia el lujo que es reclamado por los turistas que viajan allí. Actualmente la ciudad recibe más de 2 millones de turistas al año y cuenta con una población de más de 40 mil habitantes, cuando hace 20 años tenía sólo 4 mil. Pero aunque este desarrollo ha querido mantenerse «high-end» y supuestamente regular el tipo de construcciones que se realizan, la realidad es que no hay ningún plan maestro e impera el desorden y la corrupción. Uno de los efectos de esto es que grandes cantidades de manglar son eliminadas, lo cual es un desastre en ciernes, pues el manglar es el filtro natural del agua. El fervor de crecer a corto plazo y capitalizar el boomacaba, a la larga, siendo la debacle de las mismas empresas.

En suma, el actual crecimiento de Tulum es insostenible y aunque todavía es posible «salvar» la increíble belleza y riqueza natural de este sitio, la tendencia es sumamente oscura. Aunque quizá no sea muy agradable, la próxima que vayas a Tulum a enfiestarte a algún resort en la playa o a un rave en un cenote, sería bueno recordar que es probable que al estar allí estés contribuyendo a la destrucción de este antiguo paraíso. | @pijamasurf