Web
Analytics Made Easy - StatCounter

Todo bien todo correcto

En la calle Sevilla del Espíritu Santo, de la pedanía murciana de Espinardo, se está llevando a cabo “una fiesta de pedida” de una mujer con unos 300 participantes sin mantener la distancia de seguridad sin que prácticamente nadie lleve mascarilla.

Así lo han denunciado a esta Redacción vecinos de la zona que aseguran que el “macrobotellón“, que ha congregado a invitados de distintos municipios de la Región y hasta de otras provincias como Alicante y Albacete, lleva realizándose desde las seis de la tarde. Sospechan que la fiesta continuará hasta por lo menos mañana por la noche y temen que la falta de medidas de seguridad propague el coronavirus y pueda llegar a afectar a residentes en este barrio de Espinardo.

Además, según los testimonios recogidos, los vecinos llevan llamando al 112, a la Policía Nacional y a la Policía Local desde esta mañana, al tener conocimiento de que se estaba organizando este macrobotellón, sin que ninguna patrulla haya acudido para impedir esta congregación multitudinaria, que ha reunido a centenares de personas que han llegado con altavoces gigantes alquilados y que llevan varias horas bebiendo y comiendo al aire libre. “Tanto decir la Policía Local que han multado a miles de ciudadanos por no llevar mascarilla, y aquí no ha venido ningún agente pese a que hemos llamado más de cuarenta veces”, se lamentaba un vecino, quien añadió que “nos dicen ‘ahora mandamos una patrulla’ pero aquí no hemos visto a agente alguno”. | @laopiniondemurcia

200 Views

Relacionados

El policía ha hecho lo que tenía que hacer, pero en este caso, me da pena por los dos. El chaval era muy joven y seguramente si supiera que el otro es policía armado, igual no arriesgaría…

[…] El joven Ugo Russo, de sólo 15 años, ha perdido la vida por un Rolex. Su muerte, provocada por los tres tiros que le propinó un policía vestido de civil al que intentaba robarle el reloj, tiene horrorizada a la ciudad de Nápoles. El crimen sucedió el pasado fin de semana. El policía, otro joven […]