Un "casi" accidente termina en un espontáneo abrazo - Tres Ubres Dobles