Un fugitivo escapa de la policía por una playa de Los Ángeles - Tres Ubres Dobles