Y encima en Vitoria... - Tres Ubres Dobles