Menos mal que era una peluquería. - Tres Ubres Dobles