Web
Analytics Made Easy - StatCounter

Tochaco insaid

Una teniente de la Guardia Civil aspira a convertirse en la primera mujer en superar el Curso de Adiestramientos Especiales del cuerpo, el que se requiere para ingresar en el Grupo de Acción Rápida: el GAR, el grupo de élite, famoso por haber liberado en 1997 a José Antonio Ortega Lara del zulo donde ETA lo tuvo secuestrado más de 500 días.

Llegó de la academia con buenas referencias

La teniente llegaba con muy buenas referencias, como una persona muy preparada. Y ciertamente, según personas conocedoras del curso, ha mostrado un muy buen desempeño en la parte teórica del Curso de Adiestramientos Especiales que se desarrolla en Logroño para ingresar en el Grupo de Acción Rápida.

Sin embargo, no ha conseguido alcanzar el mismo nivel en la parte práctica. Las fuentes consultadas por ECD aseguran que ya en la primera parte del curso, la “Fase de adaptación” de unos diez o doce días, los informes sobre esta teniente eran negativos.

Explican que es una guardia civil muy aguerrida y capacitada, pero no llega a los parámetros del GAR en cuanto a fuerza y resistencia física. Por ejemplo, en esa fase se realizan pruebas físicas con una mochila de decenas de kilos de peso.

Pese a los informes desfavorables, la teniente no fue excluida. En otras fases también ha sido puntuada con valoraciones bajas, pero eso no ha supuesto su exclusión.

Informes negativos

Normalmente, si la mayoría de los instructores informan de un alumno en sentido negativo, se le excluye. Esta norma no se estaría cumpliendo en el curso actual con esta teniente, ya que ha sucedido que más de la mitad de los profesores emitan informes desfavorables.

Causas de exclusión

Fuentes internas de la Guardia Civil añaden más datos sobre cómo está transcurriendo el curso este año. Habitualmente en este tipo de cursos de formación de unidades de élite, como es también el Curso de Operaciones Especiales que organiza el Ejército de Tierra en Jaca (Huesca) para ingresar en los ‘boinas verdes’, lesionarse en mitad del curso suele suponer el abandono.

Y es que en los requisitos se indica que los alumnos no pueden faltar a un determinado porcentaje de sesiones de cada módulo. Concretamente, causan baja quienes falten a la quinta parte del total de cada una de las fases en las que está dividido el curso. Si las causas están justificadas, se le puede reservar plaza al alumno en el curso siguiente, pese también es excluido.

La normativa que regula este ciclo formativo establece varias causas que provocan la baja del alumno: falta de rendimiento, incumplimiento de las normas de régimen interior del centro, dejar de reunir las condiciones iniciales…

Pero también se contempla dar de baja a quienes falten a una quinta parte de la formación, y a quienes sufran una “pérdida temporal de las condiciones psicofísicas que impidan con normalidad la realización del curso”.

La teniente en cuestión se lesionó hace varias semanas, y no ha podido participar durante este tiempo en la parte práctica de la formación. Aún así, ella no ha sido excluida.

Los profesores o instructores del curso van realizando informes en los que evalúan el desempeño de cada alumno, en base a una serie de parámetros que se consideran de interés para seleccionar el perfil de agentes más adecuados para el Grupo de Acción Rápida.

Los alumnos que quedan por debajo de un cierto nivel, son propuestos para ser dados de baja del curso, decisión que, como se ha indicado, toman los mandos superiores del curso, del centro de la Unidad de Acción Rural (UAR) que engloba al GAR y al Centro de Adiestramientos Especiales.

Se paralizó un mes

Empezaron el curso en octubre entre 80 y 90 alumnos, y actualmente quedan unos 40. Por el camino se han ido quedando aspirantes al GAR que no han sido capaces de mantener el ritmo tan alto que se exige para superar el curso.

En principio estaba previsto que el curso terminara en febrero. La fecha se ha atrasado porque un brote de coronavirus en otoño obligó a paralizar la formación presencial en torno al mes de noviembre.

Eso retrasó el curso alrededor de un mes. En febrero se tendría que haber realizado la “fase de actuación operativa”, la última del programa, que ahora se está desarrollando este mes de marzo.

Hito de las mujeres en la Guardia Civil

Fuentes bien situadas dentro de la Guardia Civil explican que desde hace tiempo existe cierto empeño entre los mandos en lograr que una mujersupere por fin el Curso de Adiestramientos Especiales y llegue a ingresar en el GAR.

Se trataría de otro hito en el avance de la presencia de las mujeresdentro de las unidades de la Guardia Civil.

No hay que olvidar que desde enero de 2020 la Guardia Civil tiene a su primera directora general mujer, María Gámez. Muchos ven a Gámez como otra de las impulsoras de ese empeño de que por fin haya una mujer en el GAR, como se está también potenciando la presencia de mujeres en el Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra, aunque en este caso hacía ya años que al menos un par de militares habían pasado por esa unidad tras superar el Curso de Operaciones Especiales.

@elconfidencial

9.600 Views

Deja una respuesta