Cuando la única cosa que exploras es la nevera - Tres Ubres Dobles