Cuando potas el kalimotxo después de comerte un kebab - Tres Ubres Dobles