Cuando vives en un país tan seguro como Brasil, hasta los controles de temperatura te meten un susto de muerte - Tres Ubres Dobles