¿Estamos ante el robo más MISERABLE de la historia? - Tres Ubres Dobles