Acojona

La muerte de la profesora de Marbella a la que hace varias semanas se le había administrado la vacuna contra el coronavirus con dosis de AstraZeneca llega a los tribunales. Según fuentes judiciales, tras la petición de la familia, el Juzgado de Instrucción número 1 del municipio Marbella, que es el que se encuentra en funciones de guardia, ha autorizado este miércoles la realización de una autopsia clínica al cadáver con el objetivo de determinar la causa exacta del fallecimiento y si existe relación alguna con la vacunación.

La mujer, que impartía sus clases en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Guadalpín, perdió la vida ayer en un hospital de Marbella, donde ingresó el pasado fin de semana con síntomas de haber sufrido un ictus –o infarto cerebral–. Este caso ha provocado una importante reacción en cadena, al punto de que ha motivado la apertura de investigaciones por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), dependiente del Ministerio de Sanidad, así como de la Agencia Europea del Medicamento.

El organismo español ha informado de que está recabando datos y llevando a cabo una investigación exhaustiva sobre esta muerte, causada por un ictus isquémico con transformación hemorrágica y que fue vacunada con AstraZeneca el pasado 3 de marzo.

Este episodio se produce apenas 24 horas después de que España haya suspendido durante al menos 15 días la vacunación con AstraZeneca. El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas se reunieron de urgencia este lunes en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para tomar una decisión sobre la vacuna una vez que países como Alemania, Francia o Dinamarca decidieran su suspensión de forma temporal y preventiva tras conocerse varios casos de trombos y otros efectos secundarios. | @malagahoy

A ver, hay que ser una mala persona para callarte durante 30 años, y una vez divorciada pedir 240 000€.

¿Qué igual no se callaba y se quejaba? Pues no haberse quejado y haberle dicho a su marido que NO quiere hacer las tareas, proponer alternativas, etc. Pero una vez separados pedir dinero es de ratas. Por otro lado, no sabemos nada de la situación de esta pareja, porque si el tío era un cabrón y se ha portado mal y ese dinero no le supone una dificultad pues yo que sé…

El Supremo de Portugal, en una reciente sentencia impuso a un hombre la obligación de indemnizar a su expareja con 60.782 euros por el trabajo doméstico que desarrolló durante los casi treinta años que permanecieron juntos.

Aunque la cuantía total parezca abultada, supone poco más de cinco euros por cada uno de los casi 11.000 días que la pareja convivió, y es cuatro veces inferior a la que reclamó la mujer por la vía judicial.

Reclamó 240.000 euros

De hecho, ella pidió una indemnización de 240.000 eurosante el Juzgado de la ciudad de Barcelos, en el distrito de Braga, aunque su pretensión fue rechazada de plano, al considerar que no había lugar ello. «Como el trabajo realizado en el hogar no es legalmente exigido por la unión de hecho, su prestación como aporte a la economía común se configura como el cumplimiento espontáneo de una obligación natural», argumentaba la sentencia. | @lavozdegalicia