Hoy os quiero hablar de la legendaria fotógrafa Diane Arbus

El caso es que hace una semana he visto la película «Retrato de una obsesión (Fur)» con Nicole Kidman interpretando a Diane. Y justo al día siguiente (casualidad), veo un hilo en Forocoches con un recopilatorio de sus fotografías. Seguro que habéis visto sus trabajos y si no habéis tenido esa suerte pues ahora es el momento.

Ésta es Diane Arbus:

La estética Arbus

Fotografió a su padre en su ataúd.

A discapacitadas mentales que parecen niñas en una institución psiquiátrica.

A una mujer albina en una carpa de circo mientras traga una espada.

Yonkis, gigantes, enanos, mutilados, esquizofrénicos…

Por ahí van los tiros…

Las anotaciones de sus libros de notas desvelan su fascinación por lo marginal y lo estrafalario: “Morgue; freak en su casa; mujer que practica roller derby; prisión de mujeres; camioneta de la policía; matadero; salón de tatuajes; club de corazones solitarios; mujer luchadora; mendigos-ciegos; lugar- waterfr. hotel; habitación de mujeres- coney- metro”. En su deambular por las calles captó la cara oculta de Nueva York. Posó su mirada en aquellos que nadie osaba fotografiar; excéntricos y freaks, toda una galería de perdedores a la sombra de una sociedad. Los hizo visibles buscando la belleza en aquello que es diferente y por tanto único. “Veo la divinidad en las cosas ordinarias” escribía.

Freaks fue algo que fotografié mucho. Fue una de las primeras cosas que fotografié y me produjo una emoción tremenda. Solía adorarlos. Todavía adoro algunos de ellos. No quiero decir que sean mis mejores amigos, pero me hicieron sentir una mezcla de vergüenza y asombro. Hay una cualidad de leyenda sobre los monstruos. Como una persona en un cuento de hadas que te detiene y te exige que te enredes. La mayoría de las personas pasan por la vida temiendo tener una experiencia traumática. Los monstruos nacieron con su trauma. Ya han pasado su prueba en la vida. Son aristócratas

Diane Arbus.

Su obra sigue inspirando a muchos fotógrafos, e incluso cineastas. No en balde, las gemelas están representadas de forma fantasmal en un pasillo del Hotel Overlook, donde Stanley Kubrick consiguió una de las más memorables escenas de The shinning, basado en un libro de Stephen King.

 

Fuentes: @revistaestilo | @revistavanityfair | @elpais | @infobae | @Bitelchus

2.250 Views

Deja una respuesta

No me parece mal, contando que hoy en día hay niños que dan MUCHO por saco y los padres PASAN

Es una cosa que me mata. Un día estaba en la terraza y un niño gritaba TAN fuerte y TANTO tiempo… Si mi hijo hace eso, me levanto y me voy para no molestar a los demás. Además gritaba porque quería chuches… y no era muy pequeño… ¬¬

“Recordamos que nuestro local está reservado exclusivamente a mayores de edad”. Este anuncio, a través de una ventana emergente, es lo primero que leerá el consumidor que acceda a la página web del restaurante-lounge Balicana de Bilbao. El mismo aviso aparece de manera reiterada a la hora de reservar una mesa o, ya en el local, en un cartel situado en la entrada. Esta misma restricción existe también en un puñado de hoteles vascos y, evidentemente, en discotecas y bares de noche, aunque es una novedad en un restaurante que ofrece comidas y cenas todos los días de la semana.

Desde este establecimiento situado en el centro de Bilbao, no obstante, subrayan que el grupo propietario cuenta con más locales, algunos especialmente pensados para familias, y en los que no se veta la entrada de familias con hijos, más bien al contrario.

“Otro de los restaurantes del grupo está precisamente pensado para las familias y tenemos una gran zona de juegos específicamente pensada para los niños. En el caso de Balicana, hay que remarcar que no es solo un restaurante, es un restaurante y lounge. Hemos tomado esta decisión, dentro de lo legal, igual que hay hoteles o cruceros para adultos”, indica. | @lavanguardia

250 Views