Otra vez que Pablo Motos, más que yoga, parece que le apliquen una tortura medieval. - Tres Ubres Dobles