La pregunta del millón, ¿A o B? - Tres Ubres Dobles