Mientras tanto en Japón: ¿Caramelo o no? - Tres Ubres Dobles