okupas

Surrealista

Rocío es una mujer de 60 años que se ha visto obligada a vivir en un trastero en Rota, Cádiz, después de que una familia okupara su piso y se quedara en la calle. Desde entonces, vive de la caridad de amigos y sin un trabajo estable, durmiendo entre cajas y colchones en condiciones extremadamente precarias. | @abc

Okupanception

Okupas contra okupas

Toda esta situación, pero en especial la de los vecinos de la calle Benelux de este municipio, parece cargada de ironía. A la espera de que se celebre el juicio por la okupación de un inmueble situado en la comunidad de vecinos, observaban incrédulos cómo sí se celebraba uno resultante de la denuncia de unos okupas a otros.

En un primer momento la vivienda fuente de conflicto era okupada por 4 personas. En un momento en que salieron del piso todos ellos, otras dos personas aprovecharon para introducirse en la misma vivienda, ‘reokupándola’. | @antena3

Los mejores chollos en Chollometro

Luego que por qué ponen tantas condiciones para alquilar sus pisos…

El origen de los problemas

Su historia se remonta a finales de 2018. Por aquel entonces, Anabel y su marido decidieron alquilar el piso que habían comprado en Pamplona a una pareja de inmigrantes. «Nadie les alquilaba y decidimos hacerlo nosotros», recuerda lamentando lo que vendría después. Él les presentó un contrato de trabajo y confiaron en que todo iría bien. Al principio, pagaban puntualmente, pero, con la llegada de la pandemia, empezaron los problemas: «Lógicamente, era un momento muy difícil para todos, así que les dimos cierta flexibilidad para que fueran pagando como buenamente pudieran». Sin embargo, pronto dejaron de pagar.

«Él insistía en que le lleváramos a juicio, pero nosotros intentamos arreglarlo por las buenas, porque, además, queríamos vender el piso», asegura. Finalmente, no tuvieron más remedio que denunciarle. En enero de 2023 se celebró el juicio y en mayo tendría que haberse producido el desahucio, pero al tener dos niños pequeños y, al menos oficialmente, no tener trabajo, alegaron vulnerabilidad y lograron frenar el desalojo. Lo mismo sucedió en octubre y también en diciembre. | @libremercado