Nuevo hobby aprobado por Darwin

Pasear, bañarse en el Mar Menor, visitar la Plaza Bohemia o tomar un helado en el Zoco son solo algunos de los muchos planes posibles que pueden realizar los jóvenes que veranean en La Manga durante la temporada estival. Sin embargo, parecen no ser suficientes para los adolescentes afincados en el litoral cartagenero que, desde hace semanas, utilizan los puentes de La Manga del Mar Menor a modo de trampolín para zambullirse en el agua. Una peligrosa afición que trae de cabeza a los vecinos de la zona, preocupados por la «falta de responsabilidad» de los jóvenes que se precipitan casi a diario desde alguno de los puentes. | @laopiniondemurcia

350 Views