En su cabeza era espectacular - Tres Ubres Dobles