En Washington los osos te devuelven el saludo - Tres Ubres Dobles