Niels Bohr sí que sabía... - Tres Ubres Dobles