¿Os acordáis de esto?

 

Pues…

La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado investigar a los agentes de la Policía Nacional que el pasado 21 de marzo echaron con un ariete abajo la puerta de un domicilio en el barrio de Salamanca después de que los vecinos avisaran del ruido que había en dicha vivienda por una posible fiesta ilegal. Los agentes acudieron al inmueble de la calle Lagasca comprobando que se escuchaba música a un volumen excesivo, constantes gritos provenientes de un grupo muy numeroso de jóvenes, lo que estaba prohibido por el estado de alarma. Finalmente, derribaron la puerta con un ariete y accedieron a la vivienda.

En el auto, al que tuvo acceso Europa Press, los magistrados entienden que “se ha producido un exceso en el ejercicio de la autoridad, con infracción del derecho a la inviolabilidad del domicilio”.

Consideran que “no era necesario penetrar a la vivienda por la fuerza, quebrantando el derecho a la inviobilidad del domicilio”, agregando que las personas que se encontraban en el interior “únicamente se negaron a abrir la puerta y con ello a identificarse, por lo que “no era de temer una progresión delictiva o la desaparición de pruebas del delito que en definitiva no se habían cometido”.

Leer más: @europapress

800 Views