Una caseta reclamada por la naturaleza en Noruega - Tres Ubres Dobles